Twitter

‘No, Gracias’

a 5 abril, 2012 en Medicina, Opinión, Sociedad | 2 comentarios

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Antiguo compañero en el Hospital General de Asturias, le recuerdo como un profesional destacable por su pausada sensatez (típico y tópico think tank gallego) y siempre involucrado en temas de política sanitaria y compromiso social. Ahora, por esas casualidades que ofrecen los cybervericuetos lo encuentro liderando un movimiento de repulsa y reacción contra la cada vez mayor ingerencia de las industrias farmacéutica y tecnológica tanto en la prescripción medicamentosa como sobre las directivas y actitudes ante la salud y la enfermedad, al tiempo que intentando despertar un sentido crítico que se antoja cada vez más apagado en líneas generales y, particularmente, entre las nuevas generaciones de profesionales sanitarios por otra parte cada vez mejor formados, respecto a la complicidad que les (nos) corresponde en dicho entramado.

Si disponéis de media hora, no os perdáis esta entrevista a Carlos Ponte Mittelbrunn:


2 Comentarios

  1. El Centinela

    6 abril 2012

    Un tema que no sé si es suficientemente conocido, pero que evidentemente tiene gran importancia por lo que significa de engaño, robo, abuso de poder e indefensión al/del “consumidor”. Una gran demostración práctica de como la política, entendida como organización de los recursos disponibles, se pervierte para favorecer el “trinque” de algunos, no pocos, de los que están en ella. Por supuesto que con el demoledor empuje de “el capital” siempre en la génesis.

    Se me ocurren otros dos temas igualmente preocupantes: la alimentación (con Monsanto de referencia) y la energía (con las petroleras a la cabeza).

    Yo, al contrario que el doctor Ponte, no soy para nada optimista… a los hechos me remito. Si la ética del mundo occidental continúa siendo dinero = éxito, a la ecuación le faltan muchas variables fundamentales. Y esto no solo no mejora, sino que empeora, porque los que tienen el dinero cada vez son más poderosos y pueden abusar más. No hay quien lo pare sin roturas dramáticas, y para eso tiene que haber mucha gente desesperada y conjuntada.

  2. Tauro

    8 abril 2012

    He visto el vídeo entero y leído el manifiesto de 41 medidas de su web (lo que no ha sido grano de anís), antes de escribir nada.

    Conozco a Carlos Ponte, profesionalmente, desde hace décadas y no tengo la mas mínima duda de sus buenas intenciones -por otro lado tan amplias- que cortejan, creo, la utopía en este tema concreto.

    El asunto no solo es polifacético sino extremadamente complejo y, al menos a mí, me supera. No dispongo de datos completos, o independientes, para meterme en harina, y aunque dispusiera de ellos me temo que no llegaría a entenderlos lo suficientemente bien a pesar de estar ligado a la Medicina muchos años. Dudo, por tanto, que el “consumidor” o sufrido paciente entiendan no de la misa la media, sino siquiera el introito.

    Por lo demás, el manifiesto de 41 medidas tiene un lenguaje un tanto abstruso, y con un intervencionismo tremendo de entes políticos (comunidad europea, gobierno español y comunidades autónomas) que me ponen los pelos de punta. Es como poner a la zorra a guardar el gallinero. O cambiar todo para que no cambie nada o cambie todavía a mejor para ciertos intereses y, mientras, se puede marear la perdiz casi ad infinitum. El binomio dinero (o negocio) y políticos no augura nunca nada limpio, pero es lo que hay y seguirá habiendo.

    Sic transit.

    Saludos a todos.