Twitter

En busca de emociones

a 16 octubre, 2013 en Nuestra Gente, Opinión, Sociedad, Varietés | 4 comentarios

El día en que el ayuntamiento de Barcelona decide vetar una (para mí gran) foto del pamplonés Daniel Ochoa de Olza para la campaña publicitaria del certamen ‘World Press Photo’ que dicha ciudad acogerá en breve, se ha celebrado un juicio en el que un juez dirimirá si el abrupto final de mis días en la Sanidad pública fué o no procedente. Mis abogados (al tratarse de un contencioso-administrativo, yo no tuve necesidad de asistir) me llamaron tras la vista y me dijeron que “todo había ido bien”, y a mí me sonó a la coletilla añadida por el cirujano después de salir de quirófano, habiendo extirpado un tumor maligno y de muy mal pronóstico. Anestesiado como -hace ya un tiempo- estoy al respecto de lo ocurrido en aquél mi entonces puesto de trabajo, quise ver si de algún otro modo era capaz de emocionarme y, para ello, volví a ver el reportaje sobre la muerte del hermano del fotógrafo ahora censurado. Iñaki Ochoa De Olza – Informe Robinson Enero 2010 from SOS Himalaya on Vimeo. Y… ¡vaya si lo conseguí! Se me saltaron las lágrimas. Luego encontré la que fué su última entrevista filmada. En ella, con un inglés admirablemente rico y fluido, explicaba la complejidad de la que después sería su última aventura: la ascensión al Annapurna por la mortífera cara sur; por supuesto, como siempre había defendido, sin porteadores de altura (sherpas) ni oxígeno suplementario. Pero además -y ésta es la joya- repasaba en unos pocos trazos de pensamiento su experiencia en la vida y algunas conclusiones al respecto: con una serenidad y una contundencia que sólo eran superadas por su lucidez. De entre las perlas que nos dejó, entresaco una y se la dedico a mi padre, ManFerro, y a mi hermano, Lorenzo, porque podrían ser suyas: Basically, from an spiritual point of view, I try to avoid as much television as possible, as much of the western culture that surrounds us with comfort, with securities, with money, and that’s the way… I don’t practice any meditation, or yoga… I think it may work for others: not for me. What I do is just move my ass out of the couch as much as I can. Estas son las emociones, del latín emotĭo (es decir, ‘movimiento, impulso’), que aún no he perdido y que, siguiendo su ejemplo, no querría...

Recompensa

a 19 abril, 2013 en Medicina, Nuestra Gente, Opinión, Sociedad | 13 comentarios

Ayer noche fuí a cenar con tres buenos amigos. Para arrancar la velada habíamos quedado en vernos y tomar un aperitivo en un local no distante. Recorrí varias calles antes de llegar al sitio, y me fijé en un parquecito anejado a unos bonitos edificios de reciente construcción; aunque todavía no se podía entrar en él, puesto que unas vallas impedían el acceso, unas palomas ya lo estaban estrenando y había un gato negro que las perseguía, consiguiendo sólo espantarlas de acá para allá. Llegué el último a la cita y, tras las efusivas salutaciones, me acerqué a la barra a pedir una caña de cerveza. Mis ojos y los ojos de la camarera se encontraron y un respingo recorrió mi cuerpo: ‘¡Hola, D.! No sabía que estabas aquí!’, le dije sorprendido. ‘Ya hace casi un año: todo me va muy bien. Desde entonces, me casé y ahora tengo dos niños.’ Aquellos ojos de entonces… cuando la vida había dejado de tener sentido para ella y decidió acabar de una vez por todas con su sufrimiento. ‘Te recuerdo muchas veces, sentado a mi lado en la cama de la UCI, hablándome de cosas que tardé en comprender. Nunca olvidaré lo que hiciste por mí.’ ¿Y qué hice yo por ella? Nada especial: estar a su lado en un momento crítico y tratar de abrirle la mente hacia algunos aspectos necesarios para no ver el camino lleno de obstáculos insalvables: proponerle una discreta modificación de los parámetros de percepción con la esperanza de que le fuese útil. Por lo que se ve, lo ha sido, y aquel pequeño gesto ha cobrado una dimensión muy distinta en su universo afectivo. La cena fue deliciosa, con exóticos toques orientales, en un pequeño y coqueto restaurante del barrio pesquero de nuestro pueblo en el que tuvimos la fortuna de estar solos y a nuestras anchas. Compartimos bromas y pensamientos sobre nuestras respectivas realidades. Pasamos un rato excelente y casi despedimos a uno de ellos, que ha de marcharse por cuestiones de trabajo al otro extremo del país la semana próxima, y no volverá hasta bien entrado el otoño. Al salir una lluvia tenue me acompañó hasta casa, pero lo que me iba calando cada vez más hondo era la sensación de recompensa que me dejaron las palabras de...

Obituario: José Luis Sampredro

a 9 abril, 2013 en Opinión, Sociedad | 5 comentarios

Ayer, a los 96 años, le ha llegado la muerte a José Luis Sampedro, escasamente un mes después que a su coetáneo y compañero de indignación Stéphane Hessel. Tuve primera noticia de él en los ’80 cuando leí su preciosa y emocionante novela ‘La sonrisa etrusca’. Después me enteré de su interesante pasado y, ya provecto, admiré mucho su lucidez y su cercanía: me ha resultado un personaje entrañable. Quiero dejar aquí este pequeño recuerdo a su figura, adornado con su voz enérgica aunque suave y su pensar ágil y fluído en esta entrevista concedida a la Cadena SER (Isaías Lafuente) hace menos de un año: Conviene recordar sus precisas palabras durante el acto en el que se le hizo entrega de la Medalla de Honor de las Artes en 2011: “El día que se nace uno se empieza un poco a morir. Estamos acostumbrados a ver la muerte como algo negativo, y yo estoy tan cerca que no puedo dejar de pensar en este asunto, pero pienso con alegría vital. Lo que no nos enseñan es que el día que se nace se empieza uno a morir, y la muerte nos acompaña cada...

El corazón de Luis Bárcenas

a 18 febrero, 2013 en Coña, Fotos, Opinión, Sociedad | 1 Comentarios

Así titulado, y dado que se habla de quien se habla, parece una introducción al estilo de la copla… […] debajo de la capa de Luis Candelas mi corazón amante vuela que vuela […] … pero ni de lejos quiero yo comparar aquel bandolerismo elegante (o así recordado, quizá en sublimación artística y/o sesgo historiográfico) con el que se le atribuye en la actualidad al Señor de Los PPeles. Se trata hoy, por el contrario, de un intento de rehabilitar la imagen de este individuo tachado con frecuencia de desaprensivo, dado que existen pruebas gráficas recientes de que se trata de un hombre de gran corazón, contra lo que su aspecto algo prepotente puede inducir a pensar: Y así ha dado cuenta de ello la prensa del...

¿Es posible que Talegón sea virgen, como parece?

a 14 febrero, 2013 en Opinión, Sociedad | 1 Comentarios

Su desparpajo así lo hace pensar… De ser así… ¿podrá conservar la virginidad durante un tiempo, o será pronto pasto de la lujuria?

‘Bárcenas’s papers’

a 5 febrero, 2013 en Coña, Opinión, Sociedad, Varietés | 9 comentarios

Hay quien se va a poner de mal humor con todo ésto… … recibido via Tauro. DRAE bárcena 1. f. Cantb. Lugar llano próximo a un río, el cual lo inunda, en todo o en parte, con cierta frecuencia....