Twitter

En busca de emociones

a 16 octubre, 2013 en Nuestra Gente, Opinión, Sociedad, Varietés | 4 comentarios

El día en que el ayuntamiento de Barcelona decide vetar una (para mí gran) foto del pamplonés Daniel Ochoa de Olza para la campaña publicitaria del certamen ‘World Press Photo’ que dicha ciudad acogerá en breve, se ha celebrado un juicio en el que un juez dirimirá si el abrupto final de mis días en la Sanidad pública fué o no procedente. Mis abogados (al tratarse de un contencioso-administrativo, yo no tuve necesidad de asistir) me llamaron tras la vista y me dijeron que “todo había ido bien”, y a mí me sonó a la coletilla añadida por el cirujano después de salir de quirófano, habiendo extirpado un tumor maligno y de muy mal pronóstico. Anestesiado como -hace ya un tiempo- estoy al respecto de lo ocurrido en aquél mi entonces puesto de trabajo, quise ver si de algún otro modo era capaz de emocionarme y, para ello, volví a ver el reportaje sobre la muerte del hermano del fotógrafo ahora censurado. Iñaki Ochoa De Olza – Informe Robinson Enero 2010 from SOS Himalaya on Vimeo. Y… ¡vaya si lo conseguí! Se me saltaron las lágrimas. Luego encontré la que fué su última entrevista filmada. En ella, con un inglés admirablemente rico y fluido, explicaba la complejidad de la que después sería su última aventura: la ascensión al Annapurna por la mortífera cara sur; por supuesto, como siempre había defendido, sin porteadores de altura (sherpas) ni oxígeno suplementario. Pero además -y ésta es la joya- repasaba en unos pocos trazos de pensamiento su experiencia en la vida y algunas conclusiones al respecto: con una serenidad y una contundencia que sólo eran superadas por su lucidez. De entre las perlas que nos dejó, entresaco una y se la dedico a mi padre, ManFerro, y a mi hermano, Lorenzo, porque podrían ser suyas: Basically, from an spiritual point of view, I try to avoid as much television as possible, as much of the western culture that surrounds us with comfort, with securities, with money, and that’s the way… I don’t practice any meditation, or yoga… I think it may work for others: not for me. What I do is just move my ass out of the couch as much as I can. Estas son las emociones, del latín emotĭo (es decir, ‘movimiento, impulso’), que aún no he perdido y que, siguiendo su ejemplo, no querría...

Recompensa

a 19 abril, 2013 en Medicina, Nuestra Gente, Opinión, Sociedad | 13 comentarios

Ayer noche fuí a cenar con tres buenos amigos. Para arrancar la velada habíamos quedado en vernos y tomar un aperitivo en un local no distante. Recorrí varias calles antes de llegar al sitio, y me fijé en un parquecito anejado a unos bonitos edificios de reciente construcción; aunque todavía no se podía entrar en él, puesto que unas vallas impedían el acceso, unas palomas ya lo estaban estrenando y había un gato negro que las perseguía, consiguiendo sólo espantarlas de acá para allá. Llegué el último a la cita y, tras las efusivas salutaciones, me acerqué a la barra a pedir una caña de cerveza. Mis ojos y los ojos de la camarera se encontraron y un respingo recorrió mi cuerpo: ‘¡Hola, D.! No sabía que estabas aquí!’, le dije sorprendido. ‘Ya hace casi un año: todo me va muy bien. Desde entonces, me casé y ahora tengo dos niños.’ Aquellos ojos de entonces… cuando la vida había dejado de tener sentido para ella y decidió acabar de una vez por todas con su sufrimiento. ‘Te recuerdo muchas veces, sentado a mi lado en la cama de la UCI, hablándome de cosas que tardé en comprender. Nunca olvidaré lo que hiciste por mí.’ ¿Y qué hice yo por ella? Nada especial: estar a su lado en un momento crítico y tratar de abrirle la mente hacia algunos aspectos necesarios para no ver el camino lleno de obstáculos insalvables: proponerle una discreta modificación de los parámetros de percepción con la esperanza de que le fuese útil. Por lo que se ve, lo ha sido, y aquel pequeño gesto ha cobrado una dimensión muy distinta en su universo afectivo. La cena fue deliciosa, con exóticos toques orientales, en un pequeño y coqueto restaurante del barrio pesquero de nuestro pueblo en el que tuvimos la fortuna de estar solos y a nuestras anchas. Compartimos bromas y pensamientos sobre nuestras respectivas realidades. Pasamos un rato excelente y casi despedimos a uno de ellos, que ha de marcharse por cuestiones de trabajo al otro extremo del país la semana próxima, y no volverá hasta bien entrado el otoño. Al salir una lluvia tenue me acompañó hasta casa, pero lo que me iba calando cada vez más hondo era la sensación de recompensa que me dejaron las palabras de...

by huesu™ 2013

a 12 abril, 2013 en Fotos, Nuestra Gente | 2 comentarios

Son ya cinco años desde que te fuiste. Siempre que pienso en ti, como cuando hice esta foto a comienzos de la primavera, me vienen a la memoria unos versos de Carlos Bousoño que hasta ayer no conocía: Florido el cielo que a su luz convida. Florido el árbol de tu vida breve. Parece contradictorio, pero quizás no lo sea: nunca había leído ese poema hasta ayer y, sin embargo, lo sentí como algo mío mientras lo desgranaba. Quizá fueron esas exactas palabras las que me hicieron apuntar con el objetivo al magnolio, cruzado de cables (la belleza, una vez más, astillada, hecha añicos), como recuerdo de tu figura. ¿Qué sabemos de la mente? Leo ‘Incógnito’, de David Eagleman, para tratar de profundizar, de comprender lo que Freud intuyó tan poderoso en nuestro ser: lo no-consciente. There’s someone in my head, but it’s not me, decían Pink Floyd en su célebre ‘Brain Damage‘, pero cada vez parece más claro en el ámbito de la neurociencia que ni hay “alguien” ni hace falta “daño”: se trata de auténticas galaxias interiores con innumerables pobladores que se dan en el común de los humanes, como -entre orgulloso e indignado- clamaba Whitman en algunos de los versos finales de su bello y prolijo ‘Canto a mí mismo’… ¡hace más de un siglo! Do I contradict myself? Very well, then I contradict myself (I am large, I contain multitudes). Y es de ahí, seguramente, de mi interior más recóndito e inexplorado, de la emoción más descarnada y ancestral de los rincones del cerebro, de donde parten los lazos que me unen a tu recuerdo, pase el tiempo que pase. Un mínimo de actividad cortical consciente permite que te escriba unas líneas aquí año tras año… pero éso es lo de...

‘StepToChina’

a 18 enero, 2013 en Nuestra Gente, Sociedad | 5 comentarios

En este arranque del nuevo año se me ocurren pocas cosas animosas que contar, ya que ando algo cargado de animosidad, valga la paronomasia. Pero esta semana he disfrutado con sumo gusto de la entrevista que le hace Marta Càceres en ‘Para todos La 2’, un programa divulgativo del canal ‘cultural’ de TVE que toca gran diversidad de aspectos de interés social, a mi prima Andrea Telenti sobre su recién creada start up, StepToChina. Para Todos la 2 – Entrevista.: Andrea Telenti, conectando con ChinaVer vídeo Para Todos la 2 – Entrevista.: Andrea Telenti, conectando con China Me alegro de su nuevo y juvenil enfoque, de sus deseos de emprender fuera de los cauces más cómodos y agotados, de la ausencia de miedos a lo distante y diferente como forma de vivir, del suave desenfado de su tono y de su gestualidad contenida, de que haya encontrado partners en el camino que hayan propiciado el brainstorming que ha dado lugar a esta idea, de que no sea ésta la última sino la primera de una buena serie de ellas, y de que todas sean motivo de enriquecimiento personal. ¡Bravo,...

by huesu™ 2012

a 11 abril, 2012 en Fotos, Nuestra Gente | 1 Comentarios

Son ya cuatro años desde que te fuiste. Sigo recordando tu encrucijada: tu lucidez y tu desesperación. Tiempo después de perderte leí una cita de Sam Harris que definía a la perfección tu situación: ‘Una marioneta es libre en la medida en que ame sus cuerdas.‘ Tú eras desenvuelta intelectualmente, y veías con claridad esta trampa: completamente consciente de tu privación de libertad así como de la práctica imposibilidad de deshacer la maraña, no resististe la incongruencia y decidiste acabar con la marioneta cuyas cuerdas no sólo no amabas, sino que detestabas. Miro al cielo y veo de nuevo los signos de tu encrucijada, de tantas otras. Pienso, como desgarradamente canta Johnny Cash en su versión de ‘Hurt‘ (seguro te encantaría), que sólo sobrevivimos a través del engaño: I wear this crown of thorns upon my liar’s chair, full of broken thoughts I cannot repair… Y también, que el sentimiento se diluye con el paso del tiempo, y que tendemos a acoplarnos al lado menos áspero de la vida, dejando que nuestra mente se encargue de echar ceniza sobre los rescoldos, e incluso suaves pétalos de sedosas flores sobre aquella, de forma que, al final, parezca que nada (doloroso) ha pasado: Beneath the stains of time the feelings disappear… … you are someone else, I am still right here. No quiero dejar que éso ocurra contigo: no va a ocurrir. No te lo mereces. Un beso muy...

CIK: ‘Crab Into Kick

a 26 enero, 2012 en Nuestra Gente, Varietés | 13 comentarios

Cuando uno se sube en un avión siempre tiene la sensación de que lo que va a ocurrir en el tiempo siguiente será excepcional: por medios físicos no muy bien (si es que algo, en absoluto) conocidos, se va a poner a volar. ¡A volar! El sueño de los primeros experimentadores (protocientíficos) puesto en práctica por uno mismo, sin apenas saber cómo tendrá lugar ni, por supuesto, tomar parte activa en ello. Se someterá, éso sí, a las admoniciones y regulaciones que le serán prescritas por los oficiantes visibles del fabuloso rito, los encargados de la liturgia más elemental. Porque de los sumos sacerdotes no hay el menor atisbo: se esconden en refectorios inalcanzables para el gran público que, a lo sumo, podrá escuchar sus voces -casi siempre varoniles y hondas, aunque puede que ésto esté cambiando- en algún momento de la singladura, transmitiendo calma y seguridad en los procedimientos que, como siempre y de rutina, se están llevando a cabo durante el vuelo. Cosas de la vida, he llegado a conocer y a hacerme amigo de uno de ellos: su nombre es Paolo y la de arriba su estampa un bello día de verano en la montaña asturiana. No es tan fiero como parece en la foto: por el contrario, un hombre dialogante, estudioso y simpático, gran conversador en nuestro idioma a pesar de que no es su lengua materna, si bien mediante el contacto íntimo y prolongado con mi querida prima Itzi se pueden llegar a hablar lenguas que se pudieran creer muertas… Es el momento de preguntarle a Paolo y de compartir con el resto esta cuestión: ¿en qué lugar se colocan sus glándulas de secreción interna (y, cuando hay suerte, externa) que penden del rafe medio si, al aproximarse a un aeropuerto cualquiera (el de Düsseldorf, pongamos por caso) con la sana y habitual intención de aterrizar, sopla fuerte viento de través y hay que procurar realizar esa maniobra que tan graciosa como incomprensiblemente llaman ‘crab into...