Twitter

Freak – Fake

a 23 julio, 2009 en Coña, Música, Nuestra Gente, Varietés | 3 comentarios

El verano me disipa y me quita la -poca- capacidad de escribir. Y, además, cada poco recibo cosas simpáticas (la mayor parte de ellas via El Centinela de este patio) que me apetece compartir con vosotros. Estoy preparando un pequeño tostón sobre el famoso Gürtel y lo que para mí representa, que espero traer aquí pronto. Mientras tanto podéis reiros un poco con ésta interpretación del mismo que he visto ayer en uno de los blogs que suelo leer, y, también, con esta versión freak-fake de uno de los éxitos musicales de la temporada....

Stand By Me (all around the world)

a 1 mayo, 2009 en Arte, Coña, Música, Sociedad, Varietés | 2 comentarios

Simplemente emotivo… El proyecto.

by huesu™ 2009

a 11 abril, 2009 en Fotos, Música, Nuestra Gente, Opinión, Poesía | 5 comentarios

Se ha ido un año. Has estado conmigo cada uno de sus días. He meditado mucho sobre la vida y la muerte, recordando tu vitalidad y tu súbito deseo de descansar. Te he comprendido y te he maldecido. Hemos hablado entre nosotros, tus nuevos amigos. También con algunos de los de toda la vida. A todos asombra, a todos apena hondamente.  Te sabíamos fuerte, una leona, como decía tu madre, pero no pensamos que las fuerzas te podían abandonar: éso tan humano. Todos tenemos una gran rabia por no haberte servido de apoyo en la que entonces llamé tu encrucijada. Me has enseñado mucho. Lo sigues haciendo cada día. La Raitana Mora me hizo llegar hace poco un bello poema de Wen Yi-to que le recordó, por alguna razón, a tí; desde luego, puedo asegurar que estabas cansada, mucho más, harta, ‘de la voz humana que maldice‘: Acaso estés de veras cansada de llorar. Acaso necesites dormir. Que callen las lechuzas, que no croen las ranas, ni vuelen los murciélagos. Que no te hiera el sol los párpados. Que la brisa no te roce las cejas, que nadie te despierte, que proteja tu sueño la sombra de los pinos. Acaso oigas orugas torciéndose en el cieno. Y las raices de las yerbecillas absorbiendo el agua. Y acaso te parezca esta música más bella que la voz humana que maldice. Cierra, entonces, los ojos. Te dejaré dormir, te dejaré dormir. Te cubro poco a poco de tierra, y quemo poco a poco lingotes de papel. Él, profesor y erudito poeta que abanderó la nueva poesía china, fue asesinado (represaliado, dijeron los purgadores) por defender la democracia. Es el tipo de cosas que te enervan. Descansa: duerme tranquila y no tengas prisa, ni sufras congoja por no saber… ya que te lo iré contando todo, día a día, año a año. Todos tus amigos lo haremos. Todos te queremos. Y yo también. Tu...

Veleidades

a 4 febrero, 2009 en Arte, Música, Sociedad, Varietés | 5 comentarios

A las ocho menos diez de la mañana de un día laborable, un músico de la calle, en el metro de Wahington D. C., se afana con su violín en la interpretación de algunas piezas clásicas, esperando obtener algún dinero con el que después pasar el día, o, al menos, el reconocimiento de los pasajeros de la rush hour. Tres cuartos de hora más tarde, más de 1,000 personas habían desfilado ante el concertista, sólo unos pocos se habían detenido, y había podido recaudar 32 US$ y unos céntimos. Sólo tres días antes, este mismo intérprete había podido ser escuchado en el Simphony Hall de Boston, al precio de 100 US$ la butaca de general, ante un auditorio repleto. Sin embargo, ni siquiera la combinación de láminas de cedro, arce y sauce que devolvía, enriquecida, la vibración de las cuatro cuerdas que este hombre de 39 años llamado Joshua Bell acariciaba virtuosamente, aquella caja única fabricada en 1713 por Antonio Stradivari, fue capaz de llamar la atención de casi ninguno de aquellos espectadores algo apurados por llegar a sus trabajos. Y así nos puede ocurrir con todo lo que nos rodea a diario, sin llegar a estos extremos. ¿o no? Pienso que nos convendría ser menos veleidosos… yo, lo...

Se va 2008…

a 31 diciembre, 2008 en Fotos, Música, Nuestra Gente | 3 comentarios

… y me deja muy buen sabor de boca, la verdad. Ha habido de todo, pero mayoritariamente bello y grato, como este paisaje de otoño riojano. Grandes momentos de amistad y amor. El intento denodado por mantener abierto el hilo de la comunicación con algunas personas, aquellas a las que más te acercas, las que más quieres y/o te quieren, con las que eres capaz de sentir que la emoción y las palabras fluyen. Esa rara y valiosa excepción que llamamos amigos. Y la sensación de conseguirlo. Un puñado de personas. Y un amor. Y, sin embargo, el fracaso de la comunicación humana se hizo patente, quizá más patente que nunca, con el suicidio de una amiga que no resistió su propia realidad. Fue dramática y trágica la incapacidad nuestra, de sus amigos, de hacerla sobrevivir, de renovarle la emoción y la fortaleza, de mantenerla a flote siquiera, de ofrecerle otra visión, de abrirle una pequeña puerta. Queda la duda de si los canales de comunicación sólo funcionan a favor de gradiente, es decir, cuando todo va bien o nos situamos -de la manera que sea- en planos que se tocan muy de cerca. Si, cuando necesitemos nuevamente echar mano de ellos para tratar de salir de un apuro o intentar ayudar a alguien que se encuentra inmerso en él, nos encontraremos con un arma encasquillada, ineficaz, inútil. Y, también, qué más podemos hacer para intentar que éso no ocurra, que la realidad sea intercambiable, que no seamos islas, sino, al menos, archipiélagos interconectados. Para todos los que habéis estado conmigo este 2008. Para quienes seguiréis estando en lo que venga. Para quien sólo puede vivir en nuestro recuerdo. Para todos, va mi abrazo, lleno de...

Thick as a Brick

a 27 noviembre, 2008 en Hedonismo, Música, Varietés, Viajes | 6 comentarios

Dejad, por favor, que suene ésto y nos acompañe. Así, con Jethro Tull de fondo -un exponente del progressive rock de mi adolescencia- quizá sea más leve: parece que la espesura de su ladrillo puede disimular algo la mía. Estuve ayer en Madrid intentando aprender algo para intentar disminuir las agresiones a las que se ven sometidas las personas que, con enfermedades muy graves, precisan, como diría mi amigo CB -también conocido como el que susurraba a los chotacabras-, que en un momento crítico la mano del hombre blanco revuelva sus entresijos con suerte diversa. Lentos, muy lentos, pero en medio de la vorágine, como nuestra tortuga turca en la autopista, vamos aprendiendo a hacer mejor las cosas de la ciencia. Nuestro modelo en este ámbito ha sido, es y seguirá siendo durante un tiempo que no sé predecir, pero se me antoja amplio, el estadounidense. Y, sin embargo, ante la mínima pulsación surge, de forma casi unánime, el odio a ese país, sea cual sea la cuestión a debate: ser progre es ser antiamericano, sin más. Una lamentable rutina de...