Twitter

‘Angora’

a 17 enero, 2014 en Sociedad, Varietés | 7 comentarios

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Ancyra (en latín) y Angora (en la mayoría de lenguas europeas) eran los nombres con los que se hacía referencia a la hoy capital administrativa de Turquía, desde principios del siglo XX conocida como Ankara.

Sin embargo, probablemente es más conocido que ella misma un animal que a todos nos resultará más o menos familiar: el gato de Angora, cuyo sedoso pelo largo se hizo tan popular en el pasado que dió lugar a la metonimia de que se llamase ‘gato de Angora‘ a todo gato ‘pelilargo’.

Menos gente habrá oído hablar de la cabra de Angora, aunque seguro que sí conocerá la lana que de ella procede: el mohair, que junto con el cashmere de su pariente tibetana, son dos de los tejidos naturales con mayor renombre mundial.

Y lo que -imagino- poca gente sabrá es la procedencia de la conocida como lana de Angora: yo, al menos, ignoraba por completo que esos livianos jerséis de lana con pelillos tan finos y suaves como una caricia, estaban hechos con pelo de… ¡conejo! Conejo de Angora, como no podría ser de otra manera.

Pues bien, la principal producción de lana de Angora para su comercialización a nivel mundial parece tener lugar en China. Y, a través de una asociación constituida para promover el trato ético hacia los animales y denunciar los abusos que sobre ellos se puedan cometer (PETA, de sus siglas en inglés: People for the Ethical Treatment of Animals), he tenido la oportunidad de ver de qué manera se obtiene dicha lana y cómo se mantienen los ‘viveros’ de conejos. No es apto para todo público.

Pues bien, ya que su difusión ha conseguido que la corporación PVH (que integra marcas como Calvin Klein y Tommy Hilfiger) prohiba su uso, y la exposición y venta de manufacturas de dicha procedencia, quisiera contribuir con este pequeño grano de arena a que no se consuman productos por completo innecesarios y obtenidos a partir de tal sufrimiento.

7 Comentarios

  1. Rick Kert

    17 enero 2014

    Comparto y comparto.

  2. José Antonio

    17 enero 2014

    Se acabó. Nunca mas angora. Pobres animales. Hay materiales sintéticos muy buenos y no hacen daño.

  3. Tauro

    18 enero 2014

    Salvajada inicua y repulsiva donde las haya.

    Bestias infinitamente peores que la bestias irracionales.

    Me ha recordado, en cierto modo, a la matanza anual de crías de foca a palo limpio en Canadá para obtener sus pieles.

    Penoso.

  4. vega

    18 enero 2014

    Gracias, Likilí.

    Pero hay tantas cosas más que no deberíamos permitir.
    Nuestro transporte de ganado no se salva tampoco.
    ¿La matanza del cerdo?

    Y no quiero seguir recordando… ojos que no ven…

  5. Luis Lafuente

    18 enero 2014

    La grandeza de una nación y su progreso moral puede medirse por cómo trata ésta a los animales.

    (frase atribuida a Gandhi)

    Gracias, Liki.

  6. Gorrión

    18 enero 2014

    No entiendo como puede haber personas que no sufran al escuchar los aullidos de dolor de ese pobre animal. Me avergüenzo de pertenecer a la especie capaz de realizar algo así sobre un ser indefenso. Por mi parte no compraré jamás nada que lleve angora. Ojalá se difunda el video y se acabe con ese comercio repugnante.

  7. Marmen

    19 enero 2014

    Estoy “haciendo estómago” para poder verlo… Gracias y abrazos, Liki.